La mujer sefardi: De la tradición a la modernidad (parte 1)

Sephardic_family_in_Bosnia,_19th_century          A partir de la segunda mitad del Siglo XIX y hasta la segunda década del XX, se produce una progresiva apertura de la cultura judía que supuso una enorme revolución social en el modo de vida y en el pensamiento de la población sefardí, especialmente la femenina. 

      La  Alliance Israélite Universelle se convirtió en la más importante vía de penetración de lo occidental en el mundo ladino. La modernización educativa que esta planteaba permitió el acceso de la mujer a la educación, que hasta entonces había estado reservada a los varones. Aunque el objetivo de la entidad gala era hacer de las niñas buenas esposas y madres, la alfabetización del género femenino y la entrada en contacto de este con noticias y obras europeas marcaron los primeros pasos para lograr la emancipación del bello sexo. 

          Pero el cambio no fue bien recibido por parte de los sectores conservadores, los cuales veían peligrar la continuidad del judaísmo: “La mujer judía del Oriente está andando con pasos de gigante sobre el campo llano de la degeneración y de la decadencia. Este fato es un peligro enorme para este ramo antes tan hermoso de muestro pueblo” (León, 2003: 150). Por ello, en la primera mitad del Siglo XX los contrarios al progreso realizaron una serie de conferencias para difundir los modelos de feminidad que debían prevalecer.

          Beatriz León (2003) recoge dos discursos, realizados en 1916, donde se difunden todas estas ideas. Moris Cohén y Recanati intentan convencer al público de que el único rol femenino que se tiene que seguir es el difundido por  las matriarcas bíblicas Sara y Ester. La pureza, la honestidad y la completa devoción al marido y a la familia son sus principales rasgos:

La educación que recibia la muchacha judia era basada sobre la moralidad religiosa, el temor del Dios, un respecto sin limito al padre y de la madre, más que todo del padre, el amor por sus hermanos, hermanas y todos los parientes de la familla, en fin un enterés particolamente cordial por todos los que apartenían a la comunidad judia  (León, 2003: 143).

 

Bibliografía:

  • León, Beatriz (2003), “Dos conferencias sobre el papel de la mujer”, Acta Romanica   Basiliensia-ARBA,  14, pp. 125-164.

Acerca de Zoraida

Ha realizado el Grado en Lengua y Literatura española (UAB) y el Máster de estudios filológicos superiores (UVA). Además, cuenta con dos posgrados: "Experto en Humanidades Digitales" (UNED) y "Diseño y gestión de proyectos elearning" (UOC). En la actualidad, cursa el doctorado de Español: Lingüística, Literatura y Comunicación en la Universidad de Valladolid. Gran parte del contenido del blog es de autoría propia y, por tanto, los derechos de propiedad intelectual de su contenido y de sus imágenes están reservados exclusimavente a su creadora. Los diversos elementos que conforman las entradas solo se podrá compartir reconociendo sus derechos morales y sin obtener ningún tipo de beneficio económico por ello.
Esta entrada fue publicada en Siglo XIX: Realismo y Romanticismo, Siglo XX (I): Modernismo y vanguardias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s