La imagen de la mujer en el Quijote: el discurso de Marcela

       A lo largo de la historia se han hecho numerosas lecturas del discurso de Marcela (I, XIII) en relación a las novedades sociales, literarias y culturales que este sugiere. Por ello, es interesante comentar algunas de estas propuestas para comprender su carácter innovador.

     Las feministas han visto en este personaje uno de los primeros intentos de reivindicar los derechos y la libertad de la mujer. Marcela proclama ante un público masculino: “Yo nací libre, y para poder vivir libre escogí la soledad de los campos”. Esta independencia es fruto de “sus riquezas propias” y de su voluntad de mantener su virtudes y honra “adornos del alma, sin las cuales el cuerpo, aunque lo sea, no debe de parecer hermoso”. Es decir, cree que la mujer debe de ser valorada por su cualidades morales y no solo  por su físico.

     Tales afirmaciones suponen una clara ruptura con las normas que regían la vida del género femenino en la época de Cervantes. Este no tenía más elección honrada que casarse y formar una familia o tomar el  hábito y pasar sus vidas en un convento. Pero la joven pastora no solo reivindica  su autonomía moral y física, sino que también hace valer su testimonio, transgrediendo así las normas judiciales de su tiempo.

     En el barroco la declaración  de una mujer apenas carecía de valor en caso de ser acusada de un crimen por varios hombres. No obstante, Marcela consigue justificar su inocencia ante la muerte de Grisóstomo y salir impune de los cargos: “Y, así como la víbora no merece ser culpada por la ponzoña que tiene, puesto que con ella mata, por habérsela dado naturaleza, tampoco yo merezco ser reprehendida por ser hermosa”.

      E, incluso, va más allá,  pues realiza una dura crítica social. Por un lado, acusa a los hombres de corromper con sus lascivos deseos la virtud femenina: “¿por qué la ha de perder la que es amada por hermosa, por corresponder a la intención de aquel que, por sólo su gusto, con todas sus fuerzas e industrias procura que la pierda?  Por otro, se posiciona en contra de los matrimonios de conveniencia: “el verdadero amor no se divide, y ha de ser voluntario, y no forzoso”.

     Las palabras de Marcela  rompen, además, con muchos de los elementos característicos de la novela pastoril (Martin, 2008). Su declaración destruye las bases del  amor cortés “cosifica a la mujer” y elimina  su  idealización moral y física. Por último, el testimonio de esta osada muchacha transgrede la doctrina propuesta por el neoplatonismo, donde se afirmaba que el amor genera armonía. Como puede comprobarse en el capítulo, este sentimiento provoca el caos y la tragedia. Sea como fuere, su discurso y su forma de vida “alternativa” son claros  ejemplos de cómo Cervantes en su obra propuso una clara renovación literaria, social y cultural.

Bibiografía

 

Acerca de Zoraida

Posee el doctorado en "Español: Lingüística, Literatura y Comunicación" de la Universidad de Valladolid. Ha realizado el Grado en Lengua y Literatura española (UAB) y el Máster de estudios filológicos superiores (UVA). Además, cuenta con dos posgrados: "Experto en Humanidades Digitales" (UNED) y "Diseño y gestión de proyectos elearning" (UOC). Gran parte del contenido del blog es de autoría propia y, por tanto, los derechos de propiedad intelectual de su contenido y de sus imágenes están reservados exclusivamente a su creadora. Los diversos elementos que conforman las entradas solo se podrá compartir reconociendo sus derechos morales y sin obtener ningún tipo de beneficio económico por ello.
Esta entrada fue publicada en Literatura española, Siglo XVII: Barroco y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a La imagen de la mujer en el Quijote: el discurso de Marcela

  1. Carol dijo:

    Una investigación muy interesante, enhorabuena.

    Le gusta a 2 personas

  2. María dijo:

    Quería decirte que es un trabajo muy interesante el que haces aquí. Muy serio y bien fundamentado. Suele ocurrirme, cuando leo estudios culturales en perspectiva feminista, que acabo tirándome de los pelos por descontextualizaciones históricas o literarias de todo género (para que me entiendas: lees sobre Christine de Pisan y parece que te quieren hacer creer que ha sido Christine la que ha leído a Virginia Woolf y no al revés). Eso no ocurre aquí. Muchas gracias.
    ¿Un post sobre la Christine de Pisan, se te puede pedir?
    Saludos!

    Me gusta

    • adiaroz dijo:

      Gracias por tu comentario, intento siempre mantener una perspectiva neutral para no “manipular” los textos, cada uno de ellos debe ser leído y valorado en el contexto social e histórico en el que se produjo. Me parece muy interesante tú propuesta sobre Christine de Pisan y la tendré en cuenta para futuros post. Un cordial saludo.

      Me gusta

  3. AnaLD dijo:

    Muy interesante el post. ¿Por qué continúas analizando el resto de personajes femeninos de esta gran obra?

    Me gusta

  4. Leyendo entre líneas dijo:

    Una explicación alternativa sobre Marcela a partir del minuto 12:00 de este vídeo. Lo adjunto simplemente como material complementario, pues carezco del conocimiento necesario de la obra cervantina como para abrir debate.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s