El origen del español: la influencia de los pueblos germánicos

 

El  final del mundo latino: los pueblos germánicos

  Las invasiones de los pueblos llamados bárbaros por los romanos tuvieron consecuencias decisivas para la historia política y cultural  de la Europa occidental. Con ellos terminó el Imperio latino, se pusieron las bases de una nueva organización, feudal y nacional y se llevo a término una relevante actuación lingüística. Por un lado, originaron nuevas situaciones de bilingüismo, provocando, en mayor o menor grado, interferencias con el habla latina (o románica ya) de las zonas del Imperio que fueron ocupando. En este aspecto, su influencia fue sobre todo en el léxico, aunque también transmitieron algún elemento gramatical y determinadas características fónicas. Por otro, propiciaron condiciones que favorecieron la evolución del latín.

    La Península Ibérica quedó separada del Imperio desde el 409. En este año, entran en ella los pueblos germanos de suevos, alanos y vándalos, quienes se la reparten, con excepción de la Tarraconense. En el 411, llegan a dicha provincia los visigodos (subordinados nominalmente al Imperio), los cuales eliminan a los alanos, arrinconan a los suevos en el Noroeste y obligan a los vándalos a marchar a África en  el 429.  El reino visigodo se hace definitivamente hispano a principios del s.VI, cuando pierde Tolosa ante los francos. A finales de ese siglo, los suevos de Galicia son sometidos y, a principios del VII, se expulsa a los bizantinos del Sur y Este de la Península.

   Los visigodos llegaron a Hispania muy impregnados ya de la cultura romana (mantuvieron la misma estructura regional y los mismos centros de esta cultura) y el período de bilingüismo fue breve, pues su lengua desaparece a lo largo del s.VI. Si a esto añadimos que la población goda era escasa, entenderemos por qué la  lengua gótica no actuó como un verdadero superestrato del hispanorománico ni condicionó demasiado su desarrollo. Salvo préstamos de vocabulario (alrededor de un centenar de términos)[1], su influjo fue sólo indirecto; lo mismo puede decirse de los suevos, que, al permanecer en Galicia, dejaron campo libre a ciertos fenómenos muy vulgares.

   A la hora de valorar la importancia del elemento gótico en español hay que destacar, naturalmente, los germanismos incorporados al latín tardío (y que siguieron en romance) y los que entraron por distintas vías; así, el francés medieval suministró bastantes, y es posible que los mismos visigodos nos transmitieran términos de procedencia distinta. Pero el desarrollo de las lenguas peninsulares, y entre ellas el castellano, no podría entenderse nunca sólo a partir de estos antecedentes. Al revés de lo que ocurre en Francia o Italia, la estructura lingüística de la Península Ibérica  no continúa con el latín desarrollado orgánicamente sobre sus asentamientos originarios.  La llegada en 711 de los árabes trastornó por completo la situación que hemos venido describiendo.

                                       (Continuará en próximas entradas)


[1]  Del léxico godo heredado se pueden citar términos como sacar, sayón (léxico jurídico), guardia, guardián, espía (léxico militar), casta, esquila, esquilar, ganso (vocabulario de pastoreo de animales), y otros como gana, ropa, ataviar, etc. Además, los visigodos proporcionaron el sufijo -engo (de valor jurídico realengo, abadengo o abolengo) y diversos topónimos de influencia latina: Codos, Godones o Gudin.

 

Bibliografía

Cano Aguilar, Rafael  (1988), El español a través de los tiempos, Madrid: Arco Libros.

Anuncios

Acerca de Zoraida

Ha realizado el Grado en Lengua y Literatura española (UAB) y el Máster de estudios filológicos superiores (UVA). Además, cuenta con dos posgrados: "Experto en Humanidades Digitales" (UNED) y "Diseño y gestión de proyectos elearning" (UOC). En la actualidad, cursa el doctorado de Español: Lingüística, Literatura y Comunicación en la Universidad de Valladolid. Gran parte del contenido del blog es de autoría propia y, por tanto, los derechos de propiedad intelectual de su contenido y de sus imágenes están reservados exclusimavente a su creadora. Los diversos elementos que conforman las entradas solo se podrá compartir reconociendo sus derechos morales y sin obtener ningún tipo de beneficio económico por ello.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Desde la Antigüedad a la Edad Media, investigación y docencia y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s