“Los ríos profundos” de Arguedas: una novela intercultural

     Los ríos profundos (1958) es una novela iniciática que pretende retratar el Perú de los años 60 y que recoge muchas de las tradiciones andinas que en él  se estaban perdiendo. Tal proyecto, desarrollado por José María Arguedas, solo podía ser llevado a término con éxito si se conseguía reflejar el mestizaje cultural de sus habitantes y su complicada situación político-social. Por ello, el escritor peruano optó por un español quechuizado[1] (aunque no renunció a incluir formas en quechua) para contar la historia de Ernesto, un niño que contempla el espacio y el entorno que lo rodea (Abancay) buscando todo aquello que mantenga viva la esencia de sus antepasados índigenas.

   La estructura de la obra, a pesar de ser lineal, contiene algunas características innovadoras, que ayudan a ofrece una visión de la realidad más compleja y cercana a la novela moderna. El relato a veces invierte el orden (como sucede al principio), evoca episodios pasados y adquiere un carácter propio y unitario gracias a la música y la danza, las cuales están presentes tanto en el interior como en el cierre de cada capítulo (Usandizaga; 2013). Además, el primero condensa simbólicamente los grandes temas y las oposiciones fundamentales que se darán en toda la novela y los capítulos siguientes se van extendiendo, progresivamente, para aumentar su efecto expresivo. Este llega a su máximo nivel en episodio final  (Gónzalez, 1995: 85).   

    El punto de vista de la obra también es complejo, ya que “se pueden detectar tres visiones diferentes a través de un mismo narrador”. Por un lado, está el niño que vive en el colegio y que  comprende lo sobrenatural, por otro, se encuentra el adulto que recuerda los acontecimientos y, por último, el antropólogo que da a conocer el mundo andino. La combinación de estas tres subjetividades ayudan al lector a adentrarse en los distintos elementos de este mundo ancestral (Usandizaga, 2013). Arguedas rescata muchos de los mitos andinos y, a través de su protagonista, muestra el valor espiritual y cultural que le proporciona su origen mestizo.

    El título de la narración pretende poner el foco de esta en uno de los elementos más importantes en la cultura andina: el río  “yawar mayu”. Este representa la fuerza renovadora de la naturaleza y es capaz de superar cualquier obstáculo. Por ello, los niños desean ser como él: “Había que ser como ese río imperturbable y cristalino, como sus aguas vencedoras” (Arguedas, 1995: 233).  La oposición que se hace en la  novela entre el poder del río Apurímac y la tranquilidad del Ribac (representante de la colonia española) sirve, además, para resaltar el poder de la tradición peruana (González 1995).  El muro incaico también contiene esa energia, para Ernesto es una  “piedra de sangre hirviente, puk’tik yawar rumi” que, aunque se encuentra debajo de construcciones occidentales, mantiene viva la tradición cuzquezña. Como indica Ángel Rama, “lo que se indaga en las novelas de los transculturadores es una suerte de fide­lidad al espíritu” (1982: 123).

    Sin embargo, Arguedas no desea un enfrentamiento cultural. El escritor andino busca la convivencia; dentro de esta el zumbayllu será la máxima muestra de la posible hibridez entre elementos autóctonos y occidentales. El juego del trompo, nacido en Europea, es la unión del castellano zumbar y del quechua illu. Este juego se entrelaza “con el baile ritual y con la armonía natural” de los habitantes originarios del Perú (Usandizaga, 2013: 4). La música en la novela, como ya se ha señalado, es imprescindible para llegar a comprender la forma de vida de los índigenas.

   Todos los elementos comentados muestran al lector de los Ríos profundos que  “el pasado tiene valor de futuro, de fuerza que se proyecta hacia adelante” (Rama, 1988: 123). Esta fuerza es imprescindible para mantener viva y para enriquecer las culturas ancestrales. La original hibridez de la obra de Arguedas es un claro  y valioso testimonio de ello.


[1] El español quechuizado se caracteriza por tener el sistema léxico y la morfología del español y por presentar  la sintaxis quechua” (González, 1995: 38).

   

                                                                           Bibliografía

  • Arguedas, José, Los ríos profundos, edición de Ricardo González Vigil, Madrid, Cátedra, 1995.
  • Rama, Ángel, Transculturación narrativa en América Latina, México, Siglo XXI.
  • Usandizaga, Helena, “La literatura hispanoamericana”, en Neus Samblancat, coord., Introducción a la literatura española. Barcelona: RBA/ Universitat Oberta de Catalunya, 1998.
  • Usandizaga, Helena, Apuntes de clase sobre Los ríos Profundos, Campus virtual UAB, 2013.
Anuncios

Acerca de Zoraida

Ha realizado el Grado en Lengua y Literatura española (UAB) y el Máster de estudios filológicos superiores (UVA). Además, cuenta con dos posgrados: "Experto en Humanidades Digitales" (UNED) y "Diseño y gestión de proyectos elearning" (UOC). En la actualidad, cursa el doctorado de Español: Lingüística, Literatura y Comunicación en la Universidad de Valladolid. Gran parte del contenido del blog es de autoría propia y, por tanto, los derechos de propiedad intelectual de su contenido y de sus imágenes están reservados exclusimavente a su creadora. Los diversos elementos que conforman las entradas solo se podrá compartir reconociendo sus derechos morales y sin obtener ningún tipo de beneficio económico por ello.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Literatura hispanoamericana y sefardí, Siglo XX (2) 1930-2015 y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a “Los ríos profundos” de Arguedas: una novela intercultural

  1. Hay que leerla. Me hace recordar tu reseña la preciosa leyenda del Rímac, el río hablador de Lima. Ella nos trae reminiscencias del diluvio y de la sequía, de los dos aspectos terribles del agua: su ausencia y su abundancia desmesurada. Si interpretamos la moraleja en su parte más bucólica, la conjunción de la lluvia y el río, hermanados por un buen fin, eliminan el problema de la sequía y nos traen la felicidad Si no somos tan bucólicos y nos preguntamos por qué le llaman a olvidar al Rímac, comenzaremos a oír que también habla del huaico… hmmm, la realidad no existe ni en las leyendas, solo las interpretaciones.

    Más información en
    https://www.futurodelagua.com/2017/05/15/lima-y-el-rimac-de-la-leyenda-al-plan-de-restauracion/

    Le gusta a 1 persona

  2. Quiero leer el libro, gracias.

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s