El origen del español: la romanización de Hispania

    La incorporación de la Península Ibérica al mundo político dominado por Roma se llevo a término entre el II a.c y el I d.c. La romanización lingüística tuvo en cuenta la naturaleza de los pueblos que se iban incorporando al Imperio. Sabemos que  fue completa en las zonas que ya eran más cultas a la llegada de los romanos (el Sur y el Este) y más superficial en las zonas más alejadas del Mediterráneo: el Centro y el Norte.

    La provincia Bética, urbana y culta, acogió  a romanos de mayor nivel social y cultural por lo que su latín fue más conservador y puro. La Tarraconense (habitada por soldados, colonos o comerciantes sur-itálicos) desarrolló un latín más «vulgar» y receptivo a las innovaciones. El latín de la región Bética ascendería por el Oeste y llegaría hasta las zonas galaicas, astures y cántabras, manteniendo el carácter conservador de esta. Por el contrario, el latín popular de la Tarraconense se difundiría por el Centro, donde al cabo de los siglos brotaría el romance castellano, que  tomaría elementos de ambas.

    La presencia del latín en España arranca de un período que no es aún la época «clásica» y en el que existen formas que desaparecerán o serán arrinconadas por el desarrollo posterior de la lengua latina. Es probable que ese carácter arcaizante se deba también a que Hispania era una zona «lateral» del Imperio. Ello explicaría las numerosas coincidencias, de orden léxico, sobre todo, entre los romances hispánicos, el rumano y la oposición con el francés y el italiano. Estos últimos heredan el latín central, que era más transgresor.

     Son bastantes los arcaísmos hispanos que se remontan a la época de la conquista romana (LABRUM > lebrillo) y las formas clásicas que pervivieron en la península y no  en el Centro del Imperio, que prefirió innovaciones más tardías: AUDIRE > oír o  MULTER > mujer. En España, se conservó el sistema ternario en los demostrativos, el antiguo pluscuamperfecto de indicativo y del futuro perfecto, si bien con notables desplazamientos de valor (amara, amare).

      De acuerdo con lo anterior, no podemos esperar demasiadas innovaciones peculiares en el latín de la Península Ibérica. En cambio, sí se citan neologismos léxicos en época imperial: CAPTARE > catar ‘ver’.  La lengua latina instalada en dicho  territorio  debió de presentar  particularidades notables como consecuencia de los diversos idiomas que se habían desarrollado en él previamente y del largo periodo de tiempo de difusión de estos y del latín  No obstante, era la misma lengua del resto del Imperio.

     La latinización de España fue, en líneas generales, completa. Esto no solo se muestra en la floración de autores latinos (Séneca o Marcial) o en la existencia de grandes focos de latinidad (Hispalis o Tarraco), sino también en  el hecho de que el latín era  la lengua empleada hasta en los escritos más humildes. Es de ese latín hablado por todos «vulgar» (frente a la modalidad literaria, que estaba más fijada), de donde surgieron las lenguas romances y, entre ellas, el castellano.

(Continuará en próximas entradas)

Bibliografía

Cano Aguilar, Rafael  (1988), El español a través de los tiempos, Madrid: Arco Libros.

 

 

Anuncios

Acerca de Zoraida

Ha realizado el Grado en Lengua y Literatura española (UAB) y el Máster de estudios filológicos superiores (UVA). Además, cuenta con dos posgrados: "Experto en Humanidades Digitales" (UNED) y "Diseño y gestión de proyectos elearning" (UOC). En la actualidad, cursa el doctorado de Español: Lingüística, Literatura y Comunicación en la Universidad de Valladolid. Gran parte del contenido del blog es de autoría propia y, por tanto, los derechos de propiedad intelectual de su contenido y de sus imágenes están reservados exclusimavente a su creadora. Los diversos elementos que conforman las entradas solo se podrá compartir reconociendo sus derechos morales y sin obtener ningún tipo de beneficio económico por ello.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Desde la Antigüedad a la Edad Media, investigación y docencia y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El origen del español: la romanización de Hispania

  1. Genial artículo. Espero la continuidad. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchas gracias Zoraima. Lo leeré

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s