Roles alternativos de feminidad en la literatura de los Siglos de Oro

    Las letras hispanas, fuertemente vinculadas a la religión cristiana, retratan desde sus orígenes numerosos e importantes personajes femeninos que incitan a la lujuria o que extienden el caos entre sus más allegados. Uno de los testimonios, más antiguos y más conocidos, donde estas temibles mujeres aparecen es El libro del Buen Amor. La concupiscencia de las serranas que en él intervienen y las “malas artes” empleadas por la Trotaconventos tendrán una gran influencia en la literatura posterior.

     Fernando de Rojas atribuirá muchas de las características de la mediadora del Arcipreste de Hita (facilidad para el engaño, amplio conocimientos para elaborar brebajes, actitud inmoral…) a  Celestina. Sus habilidades para moverse entre los bajos fondos y las diversas e indecentes argucias que emplea para satisfacer sus deseos darán lugar en los Siglos de Oro a numerosas  y destacadas pícaras. La lozana andaluza (1528), la pícara Justina (1605) o Teresa de Manzanares (1632) son personajes ingeniosos y con capacidad de determinación, que rompen con los estereotipos de mujer virtuosa y pasiva de la época.

    Sin embargo, no solo en la prosa renacentista y barroca aparecen roles de feminidad alternativos a la figura de María, también estos invaden las tablas. La mujer en la escena cómica representa el desorden, la amoralidad y los deseos de libertad  (González: 1995, 52).  Las protagonistas de  La dama boba, El perro del hortelano o La dama duende  son un claro ejemplo de todo ello. Además, no hay que olvidar los múltiples personajes femeninos que se vestían de varón para huir de algún peligro o dificultad o para alcanzar sus deseos de venganza o de poder (Porro,  1995:122). Rosaura en La vida es sueño o Doña Juana en Don Gil de las calzas verdes son algunos de los ejemplos más conocidos.

    La astucia, la osadía y la fuerza que caracterizan a muchas de las protagonistas de las comedias áureas se hallan también en las Lisis o las Nises que intervienen en la poesía erótica de los siglos XVI y XVII. Estas no son simples objetos de deseo (como ocurre en la lírica de corte petrarquista), sino que son seres que sufren y anhelan. El enorme contraste que existe entre estos personajes y el ideal de mujer sumisa, pasiva y frágil que  intentaban implantar los teóricos en España a finales del Renacimiento es descrito por  Sánchez (2015). En su artículo, además, se  detallan las diferencias físicas y morales que hay entre las pálidas y contemplativas damas neoplatónicas y las saludables y vitales mujeres que protagonizan las composiciones eróticas.

      Pero a pesar de que la poesía carnal  fue ampliamente cultivada por grandes autores (Francisco de Quevedo, Lope de Vega, Luis de Góngora o Melchor de la Serna), los sugerentes versos donde aparecen roles de feminidad alternativos circularon en manuscritos clandestinos para poder salvar la censura. Esto los condenó a permanecer apartados del canon y los relegó al casi total olvido hasta las últimas décadas del siglo XX. Gracias a ediciones como Floresta de poesía erótica del Siglo de Oro de Pierre Alzieu (1975) o a las recientes investigaciones lideradas por críticos como Ignacio Díez, José Labrador o Javier Blasco, las intrépidas mujeres que recoge la lírica aurisecular comienzan a ser conocidas.

Bibliografia empleada

  • González, Luis. (1995). “La mujer en el teatro del Siglo de Oro español” Teatro: revista de estudios teatrales, 6-7, [en línea].    41-70. Disponible en: http://dspace.uah.es/dspace/handle/10017/4530.
  • Porro, María. (1995). Mujer “sujeto”-mujer “objeto” en la literatura española del siglo de oro, Atenea: estudios sobre la mujer, Málaga: Universidad de Málaga.
  • Sánchez, Zoraida. (2015). “En la calle, honestos ángeles y, en la intimidad, Venus retozonas”, Lasciva est nobis pagina…, ed. Javier Blasco, Pontevedra: Academía del Hispanismo. pp. 67-82.

Acerca de Zoraida

Ha realizado el Grado en Lengua y Literatura española (UAB) y el Máster de estudios filológicos superiores (UVA). Además, cuenta con dos posgrados: "Experto en Humanidades Digitales" (UNED) y "Diseño y gestión de proyectos elearning" (UOC). En la actualidad, cursa el doctorado de Español: Lingüística, Literatura y Comunicación en la Universidad de Valladolid. Gran parte del contenido del blog es de autoría propia y, por tanto, los derechos de propiedad intelectual de su contenido y de sus imágenes están reservados exclusimavente a su creadora. Los diversos elementos que conforman las entradas solo se podrá compartir reconociendo sus derechos morales y sin obtener ningún tipo de beneficio económico por ello.
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Literatura española, Siglo XVII: Barroco y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Roles alternativos de feminidad en la literatura de los Siglos de Oro

  1. Me ha encantado, es genial poder indagar y esclarecer estas controversias, que estamos en el siglo “que viene” aunque muchos no se hayan enterado. Muy ilustrativo, creo que aquí voy a aprender mucho. Me quedo. Un saludo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s