Lorca y los gitanos: la frustración del deseo humano

       El interés de García Lorca hacia el pueblo gitano va más allá de una reivindicación cultural. Los personajes y el ambiente que se recrea en Romancero gitano están lejos de encarnar el ambiente folclórico o las raíces flamencas tradicionalmente vinculadas a este colectivo. Sus protagonistas representan seres atemporales y universales, que luchan contra sus más íntimos deseos y que avanzan hacia un destino ignoto, empujados y oprimidos por fuerzas oscuras.

       Desde los primeros versos del poemario, el lector percibirá (a través del ritual de muerte que protagoniza la luna) cómo el entorno natural envolverá a los gitanos en un constante halo de misterio y de muerte. La luna, con su hipnotizante aparición, creará una atmósfera siniestra que terminará con el misterioso fallecimiento del niño calé: “En el aire conmovido /mueve la luna sus brazos” (5-6 vv.).

      En “Preciosa y el aire” de nuevo será la naturaleza la que truncará con la estabilidad y el sosiego de este marginal colectivo mediantela personificación del viento, el cual perseguirá con lascivia a la hermosa joven: “Niña, deja que levante/  tu vestido para verte” (24-25 vv.).

      La frustración del deseo sexual que en el aire se encarna se convertirá en otra de las características que someterá a los personajes del Romancero, tal como puede verse en los trágicos versos de “Thamar y Amnón” o de “Romance sonámbulo”: “Con la sombra en la cintura/ella sueña en su baranda/ verde carne, pelo verde,  con ojos de fría plata.” (5-8 vv.).

       Los gitanos creados por el célebre poeta andaluz alcanzarán un carácter mítico al convivir con seres de origen divino o histórico como San Gabriel, la Virgen y San José. En el romance de la “la guardia civil española”, todos ellos se verán inmersos en un ciclo infinito de destructivos ataques por parte de la Benemérita y de regeneración tras su ausencia “La Guardia Civil se aleja/ por un túnel de silencio”.

     Los límites temporales y espaciales quedan desdibujados en el poemario lorquiano para resaltar con fuerza la tragedia emocional y vital de la humanidad, encarnada en el oprimido, pasional e incomprendido pueblo gitano: “¡Oh! pena de los gitanos!  /Pena limpia y siempre sola./ ¡Oh! pena de cauce oculto /y madrugada remota! (“La Pena Negra”: 40-44 vv.).

Acerca de Zoraida

Ha realizado el Grado en Lengua y Literatura española (UAB) y el Máster de estudios filológicos superiores (UVA). Además, cuenta con dos posgrados: "Experto en Humanidades Digitales" (UNED) y "Diseño y gestión de proyectos elearning" (UOC). En la actualidad, cursa el doctorado de Español: Lingüística, Literatura y Comunicación en la Universidad de Valladolid. Gran parte del contenido del blog es de autoría propia y, por tanto, los derechos de propiedad intelectual de su contenido y de sus imágenes están reservados exclusimavente a su creadora. Los diversos elementos que conforman las entradas solo se podrá compartir reconociendo sus derechos morales y sin obtener ningún tipo de beneficio económico por ello.
Esta entrada fue publicada en Siglo XX (I): Modernismo y vanguardias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s