La mujer sefardí: De la tradición a la modernidad (parte 2)

        Las mujeres judías, fieles a la tradición, contraían matrimonio alrededor de los catorce años con un hombre que no era de su elección y cumplían con todo lo que les había enseñado su madre: “Mirar la casa, mirar al chico, saber lavar, fregar, esponjar, saber cusir y cortar, hacer chorap, brodar y labrar estos eran los conocimientos que se le demandaban de la niña judía, todo lo restante era demasía” (León, 2003: 144). Gracias a ello, la paz, la moralidad y la unión reinaban en las familias sefardíes.

      Tras cumplir como buen “ángel del hogar” con  su papel de devota madre y esposa su función en la vida quedaba reservada a “velar hacinos, ayudar a paridas, casar a huérfanas y regir a los muertos” (León, 2003: 148). Todas estas costumbres ancestrales y llenas de virtud, con la occidentalización de la población judía, cambiaron:

Aquella crianza modesta hasta el espanto, semple y temerosa del Dio y de la gente no existe más. La mujer judia se hizo pretenciosa, ella devino conciente de su alor y de sus gracias y quere hacerlas valer, quere bailar con ellas, no más en la intimidad de su casa y exclusivamente por su marido, sino es los salones y teatros, en las plazas y en los guertos publicos, (León, 2003: 149)

     Para los sectores conservadores tales transformaciones provocaban que las familias judías se desmoralizaran y se disgregaran, y que las jóvenes perdieran todo su valor: “la muchacha judia ya tiene el tino en acapararse con coquetería […] algun rico que pueda abastecer a todas sus pretensiones y fantasias […]. La patrona de casa muy poco se ocupa de su marido, de sus criaturas y de us casa. De religiosidad ni siñal” (León, 2003: 149).

     La promoción de escuelas ladinas (a principios del Siglo XX) se convirtió para estos en  casi una obsesión, ya  que la educación que se daba al género femenino en muchos centros de enseñanza apartaba a la mujer de las tradiciones y creencias de su comunidad.

permitiéndoles de pasar los mijores años de sus juventud en la lectura de romanzos de amor corompedores, que exitan sus niervos, sus sensos, su imaginación, non dandoles ningun ideal en la vida. Ellas no soñan que dantelas, co´se, chapeo última moda, vestido de eleganza suprema, maneras de fina politeza, lición de piano, senas de amor meldadas e los romanzos de aventuras banales, amor romanesco  (León, 2003: 158).

Sephardic_family_in_Bosnia,_19th_century

Zoraida Sánchez Mateos

Bibliografía

  • León, Beatriz (2003), “Dos conferencias sobre el papel de la mujer”, Acta Romanica   Basiliensia-ARBA,  14, pp. 125-164.

B

Acerca de Zoraida

Ha realizado el Grado en Lengua y Literatura española (UAB) y el Máster de estudios filológicos superiores (UVA). Además, cuenta con dos posgrados: "Experto en Humanidades Digitales" (UNED) y "Diseño y gestión de proyectos elearning" (UOC). En la actualidad, cursa el doctorado de Español: Lingüística, Literatura y Comunicación en la Universidad de Valladolid. Gran parte del contenido del blog es de autoría propia y, por tanto, los derechos de propiedad intelectual de su contenido y de sus imágenes están reservados exclusimavente a su creadora. Los diversos elementos que conforman las entradas solo se podrá compartir reconociendo sus derechos morales y sin obtener ningún tipo de beneficio económico por ello.
Esta entrada fue publicada en Siglo XX (I): Modernismo y vanguardias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s