La imagen de la mujer en la novela sefardí de principios del Siglo XX: La brigante

  images  La imagen femenina de ángel del hogar que deseaban transmitir los defensores de la tradición judía, a principios del Siglo XX, contrasta fuertemente con los roles de mujer que difundían algunas novelas publicadas en el periódico El Meseret. En ellas se puede observar una progresiva evolución de la caracterización de las heroínas, que va desde prototipos algo conservadores hasta lo más transgresores modelos occidentales.

    La Brigante (1909) es un claro ejemplo de novela judeoespañola que propone un modelo de feminidad alternativo.  Está basada en la vida de un personaje real, Belle Star,  que se convirtió tras su muerte (a finales del siglo XIX) en una leyenda del salvaje Oeste. La narración sefardí  magnifica y cambia algunos rasgos de la biografía[1] de esta conocida ladrona, y añade cierta ironía crítica contra sus fechorías.

   Belastar es presentada como la hija de un terrible bandolero que, desde muy temprana edad, siguió los pasos de su inseparable padre: “A_la edad de cinco años la hijica ya sabía muy bien usar de un cuchío o de una cuedra para echar lazos, y cuando tuvo los diez años cumplido ella había tirado su diecen golpe de revolver o de fusil sobre los hombre y hecho más de una sangre” (Barquín, 1995: 237). Cuando sus progenitores fallecen, la joven (de apenas quince años) inicia por su cuenta una serie de asesinatos  y robos.

     Su hermosura y valor atraen a los hombres y, pronto, decide casarse con el jefe de una banda de forajidos. Pero, pocos meses después, la señora Belastar: “ habiendo remarcado que su marido no era tanto corajoso como ella lo deseaba, le dio un buen dia una punta de pie y tomando por cuento suyo a_la más parte de los brigantes de la banda, ella se dirijó por otro camino y metió a_la obra con más muncho ardor” (Barquín, 1995: 238).

     Desde ese momento, la brigante se viste de hombre y convierte el hurto en su medio de subsistencia. Los enfrentamientos contra el orden civil son continuos, al igual que las denuncias contra ella. Todos aquellos que la delatan sufren su violencia: “Vosotros no tuvites nunca a sufrir de mí […] “yo misma vine a tomar mi venganza. Y apretando con su dedo, ella hizo fuego y la bala de su carabina fue y buracó en la frente del grande del casal” (Barquín, 1995: 239).

   Las autoridades ponen un alto precio a la cabeza de Belastar y ella, en lugar de refugiarse, acaba con cualquiera que se empeñe en conseguir tal recompensa. Su astucia y valentía hacen que no solo consiga huir de la ley, sino también deja en ridículo a esta en diversas ocasiones:

yo so la brigante que buscas, ma, cuanto a vos, vos sos una grande bestia. Anoces vos tuvistes dicho que me conocerias si me vías en cualquer lugar que fuese y bajo del vestido que fuese, y por tanto yo estaba ahí enfrente de vos y vos me estuviste mirando mientres munchas horas (Barquín, 1995: 243)

   Sin embargo, llega un momento en el que ella se separa de sus camaradas y emprende un viaje en solitario. Durante este, se da cuenta de que debe dejar por un tiempo las malas costumbres y se dedica a sobrevivir del fruto de su ganado. La continua ausencia de hurtos lleva a pensar a las gentes de esa zona que ella ha muerto. Pero lo que todos  ignoran es que la brigante está preparando su mayor atraco.

    El violento asalto a un tren que Belastar protagoniza provoca que la policía aumente sus intentos de captura. Sus compañeros, sabiendo el grave peligro que corre, le aconsejan que se retire, aunque ella prefiere morir matando: “Entregarse le parecía vergüenza, todo era indino para su vida gloriosa llena de actos diños de su bravura; y agora  entregar las armas y demandar o recibir el pardón del goberno, esto era insoportable para su diñidad y en ninguna manera ella no lo haría” (Barquín, 1995: 244).

    Su actitud firme y su fortaleza asombran a sus seguidores, quienes deciden: “Que la muerte sólo los podría departir de la terrible mujer que les había inspirado tanto coraje y abolición contra del goberno” (Barquín, 1995: 244). Tras esta afirmación, la fechorías de la brigante  se vuelven más intensas hasta que llega un día en el que  ella y los suyos, durante  una persecución policial cerca de  un río, parecen sucumbir bajo las aguas.

 by: Zoraida Sánchez Mateos

[1] La novela sefardí se centra en magnificar la figura de la protagonista y obvia datos sobre las disputas judiciales que sufrieron Belle Star y sus hermanos. Pero quizás esto ya se diera en la fuente de la que parte el texto judeoespañol. Esta, posiblemente, sea una noticia del New York Herald o la biografía ficticia  The Bandit Queeen or The Female Jesse James, la cual convierte a la hermosa ladrona en una heroína noble, romántica e incomprendida (Barquín, 1995:233).

Bibliografía 

  – Barquín, Amelia (1995), Edición y estudio de doce novelas aljamiadas serfardies del  principios del Siglo XX, Bilbao: Universidad del País Vasco.

Acerca de Zoraida

Ha realizado el Grado en Lengua y Literatura española (UAB) y el Máster de estudios filológicos superiores (UVA). Además, cuenta con dos posgrados: "Experto en Humanidades Digitales" (UNED) y "Diseño y gestión de proyectos elearning" (UOC). En la actualidad, cursa el doctorado de Español: Lingüística, Literatura y Comunicación en la Universidad de Valladolid. Gran parte del contenido del blog es de autoría propia y, por tanto, los derechos de propiedad intelectual de su contenido y de sus imágenes están reservados exclusimavente a su creadora. Los diversos elementos que conforman las entradas solo se podrá compartir reconociendo sus derechos morales y sin obtener ningún tipo de beneficio económico por ello.
Esta entrada fue publicada en Siglo XX (I): Modernismo y vanguardias y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La imagen de la mujer en la novela sefardí de principios del Siglo XX: La brigante

  1. patriciacaro dijo:

    No tenía ni idea de La brigante, así que voy a buscarla ahora mismo. Gracias por el Post. Es genial.

    ¡Un abrazo!

    https://otroestupidoblogdeliteratura.wordpress.com/

    Le gusta a 1 persona

Responder a Zoraida Sánchez Mateos Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s