La imagen de la mujer en las Crónicas de Indias (Parte 1)

La Malinche!

    Dicen que las mujeres mueren dos veces. La primera es la muerte física, la segunda es la dada por la historia del hombre; una historia donde el género femenino apenas tiene voz ni espacio.

   Las crónicas sobre la conquista del nuevo continente no son una excepción. A partir de sus testimonios,  solo se pueden recrear breves esbozos sobre cómo era la forma de vida de las nativas americanas antes y después de la llegada de los colonizadores.

   La mayoría de datos que han llegado a nuestros días están vinculados a los Comentarios reales de Garcilaso de la Vega. Gracias a su afán por reivindicar la cultura incaica, estos incluyen relatos sobre algunas caciques[1] o indias de la clase alta[2].  Aunque es en la crónica de Bernal Díaz del Castillo donde se narra la vida de la nativa más  conocida y polémica (por encarnar en ella las complejas raíces de la identidad mejicana),  La Malinche[3].

   Sobre el resto de mujeres, todas ellas de clase baja, solamente se conocen algunos datos aislados que podrían clasificarse en dos grandes grupos en tres grandes grupos.

     El primero estaría relacionado con los escritos que muestran la denigrante imagen que tenían los conquistadores de las indígenas que se encontraban en sus exploraciones por el nuevo mundo. Colón las definió  no solo como salvajes, sino también como hechiceras y putas[1].

     El segundo  incluiría las narraciones en las que los cronistas informaban sobre la existencia de concubinas, sirvientas o esclavas indias que estaban en poder de los españoles y que debieron sufrir un dramático proceso de aculturación. En los textos de Cortés puede verse como muchas de estas eran tratadas como simples mercancías o monedas de intercambio con los indios[2].

      El tercer grupo aportaría la visión de los colonizadores que tuvieron que integrarse en las costumbres y la vida de los nativos, entre los cuales puede destacarse Alvar Núñez Cabeza de Vaca. Sus escritos sobre las creencias, la personalidad y la rutina de las indias más humildes son un pequeño claro de luz entre las múltiples sombras de la historia  de la mujer  latinoamericana:

Las mujeres son muy trabajadas y para mucho, porque de veinticuatro horas que hay entre noche y día no tienen sino seis horas de descanso, y todo lo más de la noche pasan en atizar sus hornos para secar aquellas raíces que comen. Y desque amanece empiezan a cavar y a traer leña y agua a sus casas y dar orden en las otras de que tienen necesidad (Nuñez Cabeza de Vaca, 1984:89).


[1] Colón en uno de sus viajes cuenta: “Cuando llegué allí, luego me enviaron dos muchachas muy ataviadas. La más vieja no sería de once años y la otra de siete, ambas con tanta desenvoltura, que no serían más unas putas. Traían polvos de hechizos escondidos” (Fernández, 1986 citado por De Mora, 1993: 275).

[2] En una carta de relación de Hernán Cortés, fechada  el 3 de septiembre de 1526, puede leerse: “También envié a su casa al señor del primer pueblo, que había venido conmigo, y le di ciertas mujeres que los nuestros habían tomado por los montes, de las suyas, y otras casillas, de que fue muy contento”.

[1] La Florida recoge  la historia de  mujeres caciques, que  generalmente obtuvieron el cargo por herencia, o que poseían un estatus social privilegiado. Figuras como la de la señora Cofachiqui o  las hijas del cacique Hirrihigu muestran la astucia, la autoridad y la cortesía que manifestaron estas indias ante los españoles  (De Mora, 1993).

[2] Las acllacunas eran un grupo de hermosas vírgenes, que gozaban de un enorme prestigio social, destinadas al culto del dios Sol o a ser  esposas del Inca o de la élite (Ortiz, 2006).

[3] Bernal Díaz del Castillo narra la historia de Marina; una indígena cristiana  que sirvió de intérprete entre indios y colonizadores de la Nueva España.  Su íntima relación con Cortés y su alejamiento de la cultura autóctona la han convertido en el centro de una intensa y degradante polémica sobre los orígenes de la identidad mejicana, la cual queda resumida en el grito de “viva México, hijos de la Chingada” (Paz, 2006).

[4] Colón en uno de sus viajes cuenta: “Cuando llegué allí, luego me enviaron dos muchachas muy ataviadas. La más vieja no sería de once años y la otra de siete, ambas con tanta desenvoltura, que no serían más unas putas. Traían polvos de hechizos escondidos” (Fernández, 1986 citado por De Mora, 1993: 275).

[5] En una carta de relación de Hernán Cortés, fechada  el 3 de septiembre de 1526, puede leerse: “Los peones españoles e indios nuestros amigos siguieron el alcance y mataron muchos, y prendieron y cautivaron muchas mujeres y niños, que se dieron por esclavos”.

 Bibliografía recomendada

De Mora, Carmen (1993), “El discurso sobre la mujer indígena en «La Florida» del Inca Garcilaso” Espacio geográfico – espacio imaginario, Cáceres, Universidad de Extremadura, pp. 165-175. Disponible en:  http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor-din/el-discurso-sobre-la-mujer-indgena-en-la-florida-del-inca-garcilaso-0/html/ 

Ortiz, Gracia (2006),  “La mujer en la Crónica de Indias: la aclla. Encuentro de Latinoamericanistas Españoles (12. 2006. Santander), Spain: CEEIB, pp.1685-1699. Disponible en: https://halshs.archives-ouvertes.fr/halshs-00104694/document

Acerca de Zoraida

Ha realizado el Grado en Lengua y Literatura española (UAB) y el Máster de estudios filológicos superiores (UVA). Además, cuenta con dos posgrados: "Experto en Humanidades Digitales" (UNED) y "Diseño y gestión de proyectos elearning" (UOC). En la actualidad, cursa el doctorado de Español: Lingüística, Literatura y Comunicación en la Universidad de Valladolid. Gran parte del contenido del blog es de autoría propia y, por tanto, los derechos de propiedad intelectual de su contenido y de sus imágenes están reservados exclusimavente a su creadora. Los diversos elementos que conforman las entradas solo se podrá compartir reconociendo sus derechos morales y sin obtener ningún tipo de beneficio económico por ello.
Esta entrada fue publicada en Literatura hispanoamericana y sefardí, Siglo XVI: Renacimiento y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La imagen de la mujer en las Crónicas de Indias (Parte 1)

  1. viajeraerrante dijo:

    Zoraida, gracias por compartir estos pequeños extractos, indicios que dicen mucho sobre la presencia de las mujeres en la historia latinoamericana prehispánica, muchas veces nos encontramos con que las mujeres prácticamente no existen en las crónicas, son objetos, adornos o inclusive vistas como mal necesario para hacer de un hombre virtuoso, descritas desde la mirada masculina de occidente rara vez se las encuentra.

    Le gusta a 1 persona

    • Desgraciadamente, eso es cierto. Por eso elegí el testimonio de Cabeza de Vaca. Al ser este un esclavo de los indios, su situación en la tribu era muy parecida a la de las mujeres indígenas (ambos realizaban los duros trabajos de comercio y de obtención de alimentos) y, por tanto, las retrataba con dignidad y respeto.

      Le gusta a 1 persona

  2. Camila Ospina dijo:

    Hola que tal? como estas tu articulo me parece buenisimo y seria muy bueno para mi investigación, en ninguna parte del blog veo tu nombre como autor o autora para poder citarte. Además estoy muy interesada en la cita textual de Colon en la que dice que parecía prostitutas por su desenvoltura. He intentado encontrar el libro que citas De carmen de mora de 1993 pero no lo encuentro por ningún lado. El link que tiene no te dirige a ese texto y esa cita especifica. Si podrías ayudarme con esos datos, estaría muy agradecida.
    Cordial Saludo
    Camila Ospina

    Le gusta a 1 persona

    • Zoraida dijo:

      Estimada Camila:
      Me alegra que el artículo resulte de tu agrado. M nombre completo es: Zoraida Sánchez Mateos. Respecto a la obra que cito, no está colgada en internet. Tendrías que buscarla en alguna biblioteca. Espero que consigas dar con ellas porque es muy interesante.
      Un saludo,
      Zoraida

      Me gusta

Responder a Zoraida Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s