La evolución de la imagen de la mujer en la escultura (parte 2)

La escultura bizantina  (V d.c – XV d.c)

     El carácter simbólico cristiano de las obras construidas, principalmente en marfil empleando el bajo relieve, adquiere una enorme importancia. Se mantiene el estatismo y se intensifica el interés por mostrar expresiones serias para intentar dar solemnidad al mensaje religioso que transmiten.

4500643645_0a32ec5f50-Bizantina

Arte Románico (XI d.c -XIII d.c)    

   La escultura románica se caracteriza por su voluntad didáctica. La intención de poder transmitir la fe cristiana a través de sus obras dota a estas de una fuerte carga simbólica. La rigidez, la frontalidad y la simplicidad técnica ayudan divulgar de forma clara, solemne y directa el mensaje religioso deseado.

Sin título

Arte Gótico  (finales del S. XII – s. principios del XV)

   La escultura gótica experimenta una importante evolución. Tras una etapa de transición del Románico al Gótico (a fines del siglo XII), se alcanza un naturalismo idealizado y sereno. En el siglo XIV, adquieren cada vez más relevancia las imágenes en madera y de bulto redondo de Vírgenes con Niño. Los detalles y el movimiento van tomando forma dentro de las figuras religiosas.

virgen toledo

  Arte renacentista (XV y XVI)

      La escultura en el Renacimiento tomó como base y modelo las obras de la antigüedad clásica y su mitología.  Como en la escultura griega, se buscó la representación de la perfección humana y divina a través del mármol. La verosimilitud de los cuerpos y la expresividad de los rostros que las figuras de este periodo transmiten hacen de ellas un medio bastante efectivo de difusión de la fe.

                             “La Piedad” de Miguel Ángel (1498-1499)

640px-Michelangelo's_Pieta_5450_cropncleaned_edit

 Arte barroco (XVI y XVII)

    La escultura barroca busca la intensidad dramática y la integración de las formas dentro del entorno arquitectónico. Las figuras de mármol parecen cobrar vida gracias al  enorme detallismo, la naturalidad y el movimiento que intentan captar. Estas características provocan en el espectador fuertes sensaciones.                          

                          “Éxtasis de Santa Teresa” de Bernini (1647 -1651)

baroque-st-teresa3

Acerca de Zoraida

Ha realizado el Grado en Lengua y Literatura española (UAB) y el Máster de estudios filológicos superiores (UVA). Además, cuenta con dos posgrados: "Experto en Humanidades Digitales" (UNED) y "Diseño y gestión de proyectos elearning" (UOC). En la actualidad, cursa el doctorado de Español: Lingüística, Literatura y Comunicación en la Universidad de Valladolid. Gran parte del contenido del blog es de autoría propia y, por tanto, los derechos de propiedad intelectual de su contenido y de sus imágenes están reservados exclusimavente a su creadora. Los diversos elementos que conforman las entradas solo se podrá compartir reconociendo sus derechos morales y sin obtener ningún tipo de beneficio económico por ello.
Esta entrada fue publicada en Desde la Antigüedad a la Edad Media, Siglo XVI: Renacimiento, Siglo XVII: Barroco y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s