La prensa como difusora de roles modernos de feminidad

    La prensa, en el Siglo XVIII, se convirtió en el medio  de comunicación más importante en España. Las múltiples polémicas que esta difundió relacionadas con el género femenino hicieron que muchos lectores comenzaran a reflexionar sobre la necesidad de mejorar su educación y su  situación social.

        El creciente deseo de alcanzar el progreso de la nación hizo que gran parte del público se concienciara de la importancia de definir sus capacidades intelectuales, sus derechos y sus obligaciones: “Sin duda estas poseen un entendimiento de  águila capaz de los mayores progresos y por falta de cultivo los reducen a tortuga  (Miscelánea, 1797,  Vol. 4, Nº 10).

        El reconocimiento de que la mujer era un ser racional e inteligente, sobre el cual recaía la gran responsabilidad de instruir a las nuevas generaciones,  planteó la necesidad de aumentar su formación. Los diarios de la época divulgaron las distintas opiniones que surgieron relacionadas con cómo debía esta adquirir conocimiento; la lectura de obras moralizantes fue la solución más extendida: “Creo que consiste en la buena elección de libros de éxito: estos facilitaran este importante trabajo, si unen lo útil a lo dulce, esto es, que al mismo tiempo que instruyan por sus materias, deleiten con sus estilo y pureza en el idioma” (Miscelánea, 1797,  Vol. 4, Nº 10).

       Leer, según los ilustrados, hacía que la mujer fuera  mejor madre, hija, esposa y ciudadana. Pero planteaba el problema de que esta se aficionara demasiado a las letras y descuidara sus labores domésticas: “será muy reprehensible la madre de familia que descuide las haciendas caseras por granjearse la aura de escritora: pero el hombre, que por manía de pasar por autor, desatiende el gobierno de su casa, o los deberes de su estado ¿es por ventura menos vituperable?”(Correo de los ciegos de Madrid, 1787, Nº 456  citado por Bolufer, 1998).

        La mejora en la instrucción del bello sexo hizo que este se animara a intervenir no solo en el espacio privado, sino también el público. Como consecuencia de ello, muchas féminas se atrevieron a realizar publicaciones, ya fuera mediante creaciones originales o traducciones. Estas recibieron críticas favorables y desfavorables que quedaron registradas en los periódicos y que, hoy día, sirven para conocer el valor que se le otorgó en la época a obras como las de María Rosa Gálvez.

        La prensa reflejó los primeros pasos que siguió el género femenino para  adentrarse en instituciones tan significativas como la Sociedad Económica Matritense de amigos del País y ayudó también a divulgar múltiples  hazañas históricas protagonizadas por célebres mujeres. Tal como refleja el siguiente fragmento de “las troyanas”:

Habiendo dexado  á sus  mugeres en las nave, començaron  éstas a  tratar entre sí que seria de un gran provecho, muy útil para ellas y para sus maridos el llegar á poner fin á su larga navegado y viage, erigiendo en alguna parte otra nueva patria; ya que no podían volver á cobrar la que habían perdido. Con esta conversación se exaltaron brevemente sus ánimos, y todas unánimes comenzaron a  pegar fuego á unas naves […]                                               (Diario de Madrid, 1790, Nº 346).  

    Los ilustrados pretendieron reformar la sociedad y construir un orden nuevo que mejorara las  relaciones y las propias identidades de hombres y mujeres (Bolufer, 1998; 17). Los periódicos, en el Siglo de las luces, fueron el espejo de tales aspiraciones al convertirse  en  un espacio público para la reflexión en torno a la figura del bello sexo y en  un cauce de difusión de roles de feminidad más activos e instruidos.

el-mundoyellaspompaportada

Anuncios

Acerca de Zoraida

Ha realizado el Grado en Lengua y Literatura española (UAB) y el Máster de estudios filológicos superiores (UVA). Además, cuenta con dos posgrados: "Experto en Humanidades Digitales" (UNED) y "Diseño y gestión de proyectos elearning" (UOC). En la actualidad, cursa el doctorado de Español: Lingüística, Literatura y Comunicación en la Universidad de Valladolid. Gran parte del contenido del blog es de autoría propia y, por tanto, los derechos de propiedad intelectual de su contenido y de sus imágenes están reservados exclusimavente a su creadora. Los diversos elementos que conforman las entradas solo se podrá compartir reconociendo sus derechos morales y sin obtener ningún tipo de beneficio económico por ello.
Esta entrada fue publicada en Siglo XVIII: Neoclasicismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La prensa como difusora de roles modernos de feminidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s